¿Cuando necesitamos una evaluación de la escucha?
Con la estimulación de la escucha (técnica Tomatis) lo que pretendemos es ayudar al sistema nervioso de la persona a cualquier edad, a hacer un proceso de maduración, cuando por uno u otro motivo ha sido bloqueado en algún punto de su desarrollo natural .

La escucha es la único sentido que se conecta y desconecta de la realidad sin la participación la voluntad: para dejar de mirar, cerramos los párpados, para dejar de oler nos tapamos la nariz, para dejar de escuchar nos tapamos los oídos. .. y en cambio, hay circunstancias que provocan un cierre de la escucha involuntario: dejamos de escuchar sin hacer el acto de tapar los oídos. Ante un peligro para la supervivencia (encontrar un león cara a cara) la respuesta adaptada es que el cuerpo reaccione activando el sistema nervioso simpático y acelere las funciones corporales (el ritmo cardíaco, la oxigenación de la sangre ...) para poder huir corriendo y encontrar un refugio seguro. En situaciones vitales no tan extremas, a veces la respuesta a una amenaza es el afrontamiento (nuestro superior jerárquico en el trabajo nos hace trabajar con unos criterios irracionales, pero por miedo a perderla, tratamos de adaptarnos encontrando estrategias que nos protejan al máximo). Pues bien, una manera de afrontar situaciones desagradables o difíciles es bloqueando la escucha, como mecanismo de defensa: estamos en un lugar o con alguien pero no conectamos, nos evadimos, lo que nos genera estrés (por eso tenemos la impresión de que a veces los niños están "en la luna" o "en su mundo", o que nuestro interlocutor está "empanado")