¿En que consiste la técnica de la orto-K?
La técnica de la Ortoqueratología tiene sus orígenes el la cultura oriental. Los primeros trabajos descritos fueron en China, donde se cree que conseguían remodelar la córnea colocando pequeños sacos de arena encima de los párpados durante la noche, de esta forma obtenían un aplanamiento central y consecuentemente la reducción de la miopía (Swarbrick, 2006).

En junio de 2002 fue aprobado por la FDA el uso de lentes de contacto de geometría inversa en terapia de ortoqueratología acelerada para su uso nocturno “Corneal refractive therapy”

El consentimiento fue posible por un estudio realizado por “Paragon Vision Sciences”, donde realizaron, durante nueve meses, el tratamiento de ortoqueratología en 121 pacientes (240 ojos) con un rango de refracción entre -6,00 D de miopía y -1,75D de astigmatismo y un radio K Flat, (radio queratométrico más plano) mayor de 40D. En este estudio se observó que más del 80% de los sujetos obtenían buena visión o excelente comparada con su corrección anterior, y con una incidencia baja de efectos adversos (Arance et al. 2005).

Miopía

El ojo miope es un ojo que presenta una curvatura corneal más abombada de lo normal. Teniendo en cuenta que la córnea es de naturaleza elástica, mediante la lente de contacto se aplana consiguiendo así un ojo emétrope (sin defecto visual) y por consiguiente una visión nítida.

Proceso del tratamiento:

Las principales ventajas de esta técnica son:
  • El efecto de la lente de contacto para ortoqueratología es reversible y temporal. Es decir, las lentes se deben usar cada noche para mantener el efecto del tratamiento. Si se dejan de utilizar, la córnea, modificada por el efecto de la lente de forma cómoda y segura vuelve a su estado inicial, volviendo nuevamente al estado natural del ojo.
  • No es una intervención quirúrgica, por lo que no se hacen cortes ni se debilita la cornea como en el LASIK u otras técnicas de cirugía refractiva. De esta manera se evitan las posibles complicaciones de la cirugía refractiva.
  • No hay limitaciones por edad: Se puede realizar en pacientes jóvenes. No es necesario esperar a que la graduación esté estabilizada como en el caso de la cirugía refractiva para poder realizar el tratamiento.
  • Es estable: Permite ver bien durante todas las horas del día.
  • Permite que la graduación se estabilice: Numerosos estudios señalan que esta técnica permite una mejor y más rápida estabilización de la miopía.