Hoy en día existen todo tipo de lentes de contacto que pueden corregir cualquier defecto visual y adaptarse a todos los estilos de vida.

El uso de lentes de contacto es una alternativa más al tratamiento de los distintos tipos de defectos visuales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la presbicia (o vista cansada).